Nuestra Propuesta

a) Invitar a niños, jóvenes, adultos, enfermos, familias y adultos mayores  para que se unan en la oración diaria por un sacerdote durante un año, pudiendo renovar el compromiso una vez finalizado este tiempo.

b) Se rezará por un sacerdote y obispo chileno o que realice su apostolado en el país. Respondiendo a la llamada de Papa Francisco: “Queridos fieles, acompañad a vuestros sacerdotes con el afecto y la oración, para que sean siempre Pastores según el corazón de Dios.”

c) El sacerdote inscrito en la campaña puede solicitar oración por una intención en especial para su ministerio.

d) Los orantes comprometidos pueden orar en forma personal, en familia o en comunidad por el sacerdote.

e) El primer día que comencemos con la oración por el sacerdote, pediremos la mediación de la Virgen María para que perseveremos en nuestro compromiso.